CHINA: Shanghái – Parte I

escrito por Viajes en la Mochila 05/11/2015

Después de muchos meses preparando este viaje por fin llegó el día de irnos. Salimos desde el aeropuerto de Barcelona rumbo al aeropuerto de Pudong, en Shanghái, haciendo escala en Dubai. Reservamos el vuelo con Emirates a través de su propia página ya que es la que nos daba mejor precio. Nos costo 700€/ persona, volando en agosto y llegando por Shanghái y saliendo por Pekin. Hay vuelos mas baratos? Sí, se pueden encontrar, pero nosotros nos decantamos por este porque el horario y el tiempo de escala se ajustaba mejor a lo que buscábamos, aunque eso significara pagar un poco mas.

Después del largo vuelo aterrizamos en Shangái, recogemos nuestras mochilas y seguidamente vamos a la casa de cambio para conseguir yuanes para los primeros días. Recomiendo cambiar en los bancos de china ya que el cambio es muchísimo mejor que en las casas de cambio, aquí este era bastante desfavorable. 

Ya con las mochilas y el dinero toca pasar por el control de aduanas. Durante el vuelo nos dieron un papel amarillo para rellenar con nuestros datos y los datos del vuelo. Constaba de dos partes, una que tenias que entregar en el momento de entrar al país y otra que tenias que guardar y entregar a la salida del mismo. Si no os dieran el papel en vuestro vuelo u os equivocarais al rellenarlo no os preocupéis, en la zona de aduanas hay mas papeles para coger y rellenar. Nos ponemos a la cola del control de aduanas. Es mi turno, me acerco a la ventanilla correspondiente, entrego el pasaporte con el papel amarillo que os comentaba antes. Comprueba el pasaporte, me hacen mirar a una webcam para hacerme una foto, sello en el visado y ya puedo decir ” Estoy oficialmente en China!”.IMG_6252

Ya estábamos dentro del país, ahora lo siguiente era llegar a nuestro alojamiento. De entrada queríamos ir hasta el centro de Shanghái, en el famoso tren Maglev y después coger el metro hasta nuestro hotel, pero nuestro vuelo aterrizaba muy tarde y a esa hora el último tren ya había salido. Nos tocaba el plan B, el taxi. Fuimos en busca de la parada de taxis, pero cuidado, de camino a la parada os irán parando varias personas ofreciéndoos sus servicios, no les hagáis caso, son taxis piratas. En ellos se suele pactar el precio antes de subir, pero normalmente suele ser superior al que te cobrarían con el taxímetro. Diferenciar la parada de taxis es muy sencillo, a parte de que esta indica, hay una cola enorme de turistas y veréis un no parar de taxis que llegan y se van, y un señor que es el que organiza un poco el tema y va diciendo en que taxi te toca subir.

IMG_20150809_214738

Después de esperar un rato ha llegado nuestro turno. Nos dirigimos al taxi que nos han asignado, metemos las mochilas en el maletero y empieza la aventura. Los taxis son bastante curiosos, suelen ser coches estéticamente algo viejos y tienen una pantalla táctil detrás de uno de los reposa cabezas delanteros donde vas viendo anuncios y programas durante tu viaje. No tienen cinturones traseros y suelen llevar unas cortinillas de encaje en las ventanillas. Pero el verdadero espectáculo empieza cuando el taxi se pone en marcha, menuda forma de conducir!!! Habíamos leído que en China se conducía bastante mal, pero hasta que no lo vivimos en primera persona no nos imaginábamos hasta que punto seria así. Nuestro taxista iba conduciendo sin respetar absolutamente nada, ni señales, ni semáforos, nada de nada,  iba, literalmente, esquivando los coches y pitando constantemente para que el resto de vehículos se apartaran. Por suerte llegamos a nuestro hotel de una pieza y alucinados con lo que acabábamos de vivir, aunque en los próximos días descubriríamos que esto no seria un hecho aislado, sino que seria un habitual en este país. Como os comenté en otro post, viajar en taxi es realmente barato, así que no descartéis esta opción.

El hotel donde nos alojamos esta realmente bien y nos salió genial de precio. Está muy cerca del metro, por lo que es fácil desplazarse. El hotel consta de pequeños apartamentos totalmente equipados y con capacidad para varias personas. Nosotros nos alojamos en un apartamento duplex para 4 personas. Aquí tenéis el enlace del alojamiento Modena Putuo Shanghái.

Con esto el día llega a su fin, mañana haremos nuestra primera excursión a Tongli. Como la mañana la hemos pasado visitando este pequeño pueblo esta tarde se la dedicamos a Shanghái.

Cogemos el metro (aquí tenéis el enlace con el plano del metro) hasta la parada East Nanjing Road (linea 2 verde) y salimos a la famosa calle. Damos una pequeña vuelta mientras vemos las tiendas y los centros comerciales con su festival de luces correspondientes. Es un lugar de lo mas animado. Caminamos por Nanjing Road dirección a El Bund para poder ver las vistas que nos ofrece la zona del distrito financiero de Pudong por la noche.

DSC_0812

Después de abrirnos paso entre la multitud llegamos al Bund donde, evidentemente, hay muchísima gente. Nos abrimos paso entre la gente, no sin que antes nos pararan para pedirnos fotos, pero por fin conseguimos un buen sitio para disfrutar de una increíble vista. El escenario que tenemos ante nosotros es sencillamente espectacular. Ver todos aquellos grandes y brillantes rascacielos iluminados reflejados en el gran río Huangpu, es una de esas cosas imprescindibles si visitáis esta ciudad. Después de deleitarnos con las vistas damos un pequeño paseo y volvemos a nuestro apartamento, se nos ha hecho muy tarde. Mañana volveremos a por mas.

DSC_0829

¿Te ha gustado el post? compártelo y déjanos un comentario, nos encantaría saber tu opinión.

Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte!!

Deja un comentario