CHINA: Llegamos a Yangshuo

Nuestros días de tranquilidad en las terrazas de arroz han llegado a su fin. Hoy nos trasladamos hacia Yangshuo donde disfrutaremos de sus paisajes kársticos. Para ir hasta Yángshuò hemos comprado unos tickets en el hostel para un autocar que nos llevará directamente hasta la estación de autobuses de Guìlín, donde cogeremos el siguiente autobús que nos llevará a Yángshuò.

Nos levantamos temprano y procedemos a nuestro descenso hasta Dazhai. La lluvia nos acompaña así que nos equipamos con los chubasqueros para no llegar empapados. A estas horas de la mañana no hay nadie por los caminos y vamos totalmente solos. El silencio es absoluto y tan solo se escucha el sonido de la lluvia al caer. Es una gozada poder disfrutar de este lugar con esta tranquilidad.

Pueblo entrada Arrozales

Después de 40 min de bajada llegamos a donde está nuestro autocar. Como es muy temprano, las 7:30h, no hemos podido desayunar, así que intentamos comprar algo para comer pero a estas horas aún no hay nada abierto, tan solo hay un puestecillo de fideos y un puesto de fruta. A estas horas de la mañana no nos entra un bol de fideos ni en broma, así que nos dirigimos al puesto de fruta a comprar algo para matar un poco el hambre y una vez llegados a Guìlín ya desayunaremos en condiciones. Cogemos la fruta que queremos comprar y preguntamos cual es precio, nos dicen un precio desorbitado que ahora no recuerdo exactamente de cual era, solo recuerdo que era exagerado. Regateamos el precio pero conseguimos bajarlo muy poco por lo que dejamos la fruta y esperamos hasta llegar a Guìlín para desayunar.

Comprando fruta

Nos dirigimos al bus y nos despedimos de las terrazas de arroz, un lugar que me ha encantado, que para mi es de visita obligatoria y donde recomiendo pasar como mínimo una noche. El autocar tiene unos asientos bastante cómodos y una tele donde nos han puesto una película de humor china para amenizar el viaje, pero como es china a nosotros no nos sirve de mucho porque no entendemos nada. El aire acondicionado está al máximo y estamos literalmente congelados. Como hemos dejado las mochilas en el portaequipajes del autocar no tenemos ninguna chaqueta ni nada para taparnos. Que frío que hace!!! El que los aires acondiciones estén a toda pastilla en transporte publico y tiendas es algo muy habitual en este país, por lo que recomiendo llevar siempre algo a mano para poder taparos en estos casos y no congelaros.

Después de un largo trayecto llegamos a la estación de autobuses de Guìlín donde sacamos los tickets para nuestro siguiente autobús a Yángshuò. El autobús sale en unas dos horas por lo que damos una pequeña vuelta por la zona, que no tiene nada que ver, y compramos bebida y algo para picar. Con las provisiones compradas y la barriga llena subimos a nuestro nuevo bus que en una 1h 30 min aproximadamente nos llevará a destino, Yángshuò.

La mayoría de viajeros pasan el menor tiempo posible en Guìlín y hacen de Yángshuò su base, aunque es verdad que es una zona bastante masificada de turistas, es un lugar con mucho ambiente, con encanto y con muchísimas actividades para hacer y lugares para visitar. 

A medida que nos vamos acercando a la zona de Yángshuò vemos como va cambiando el paisaje y empezamos a contemplar sus montañas kársticas, toda una preciosidad. Llegamos a la estación de bus de Yángshuò que es minúscula con autobuses parados en todos lados, taxis piratas a la caza del turista y gente intentando venderte excursiones y cosas.

Para llegar a nuestro alojamiento decidimos no complicarnos y buscar un coche que nos lleve directamente. Encontramos uno, pactamos el precio y nos subimos y al poco rato llegamos al hotel. Nos alojamos en Yangshuo Village Retreat dónde pasaremos dos noches. La habitación está muy bien, limpia y cama grande y cómoda, aunque hemos de reconocer que en las fotos de internet tenia muchísima mejor pinta que en la realidad, sobretodo la terraza que sale con vistas a las montañas y cuando fuimos estaba todo sucio, no habían mesas, en fin, estaba muy dejado y no pudimos disfrutar de ella y era una de las cosas que más nos habían llamado de este hotel.

El alojamiento se encuentra un poco alejado del centro pero dispone de un servicio de minibus que te lleva y te recoge de forma gratuita. Recién llegados utilizamos este servicio para ir al centro, pero al ver que no está tan alejado las siguientes veces hemos ido y vuelto caminando. En unos 30 min estabas allí. Si cogéis este alojamiento y vais de noche aseguraros de llevar linternas o el móvil con la aplicación ya que hay un trozo de carretera que pasas por mitad de un bosque y no hay ni una triste luz par alumbrar el camino.

Entre unas cosas y otras hemos llegado a Yangshuo mucho mas tarde de lo previsto, así que no podemos hacer lo que teníamos planificado para hoy así que decidimos ir al centro a callejear un poco. 

De camino al centro pasamos por una “tienda” donde hacen fish spa (después veríamos que hay varios sitios donde lo hacen). El fish spa es la pedicura hecha por peces. Hay una asiento con una pecera grande en el suelo y lo que tienes que hacer es meter los pies y dejar que los peces se coman tus pieles muertas. Al principio da bastante cosa porque en cuanto metes los pies en el agua los peces se lanzan directos a comer, pero después te acostumbras y no da nada. Nos costó 20 yuanes/persona y el tiempo es ilimitado. Aunque de estas cosas tenemos en España teníamos que probarlo en China!! Jordi prefirió no hacerlo, la idea de que un montón de peces le mordisqueara los pies no le hacia mucho así que hizo de reportero.

Fish Pedicure

Después de tener los pies libres de impurezas proseguimos nuestro camino hasta el centro. Cuando llegamos vemos el ambientazo que hay!! Las calles están repletas de gente, tiendas, restaurantes  y puestos callejeros por todas partes  y todo esto acompañado de la música proveniente de las tiendas, la verdad es que es un sitio de lo mas pintoresco. Por la noche esta zona es cuando cobra mas vida y muchísimo mas animada, masificada y con ambiente que durante el día. Damos un paseo y nos dedicamos a ver las tiendas, algunas de ellas venden cosas muy curiosas.

Mercado Yangshuo


Tienda Yangshuo

Especies Mercado Yangshuo

Cuando llega la noche decidimos cenar a base de pinchos de los puestos callejeros que hay de todo, carne,  marisco, pescado … y la verdad es que todo estaba muy bueno aunque en algunos se les fue bastante la mano con el picante y eso que les enseñamos el papel, escrito en chino, donde ponía “No quiero comida picante gracias” pero no nos hicieron mucho caso.

Puesto comida Yangshuo

Puesto Comida Yangshuo 2

Pasear por las calles de Yangshuo es bonito porque ves la ciudad con alguna montaña kárstica que sobresale sobre los edificios aunque pasear por el centro al final resulta agobiante. Hay tanta gente que casi no puedes caminar y se junta la música de las tiendas y bares con el sonido de la gente haciendo todo ello una mala combinación. Bien al principio, agobiante al final.

Yangshuo de noche

Después de ver el centro, callejear y llenar la barriga volvemos al hotel andando y así damos un pequeño paseo. Cuando sales del centro puedes ver otro Yangshuo mucho mas tranquilo donde puedes ver tiendas tranquilamente y disfrutar del entorno en total tranquilidad. 

Después del agradable paseo llegamos al hotel. Estamos agotados así que directos a dormir que mañana toca madrugar para hacer el bamboo rafting que ya hemos reservado esta tarde en nuestro mismo hotel. Para mañana anuncian lluvias pero esperemos que nos den una tregua y podamos hacerlo porque tenemos muchas ganas de probarlo, cruzaremos los dedos a ver si hay suerte.

¿Te ha gustado el post? compártelo y déjanos un comentario, nos encantaría saber tu opinión.

Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte!!

Deja un comentario