CHINA: La Gran Muralla

Amanece un nuevo día en la capital, un día que se verá empañado por las normas chinas. Ayer el personal del hotel nos informó que hoy y mañana hay un toque de queda, debido al desfile militar que se está preparando para conmemorar el septuagésimo aniversario de la victoria de la guerra de resistencia anti japonesa del Pueblo de China, por lo que desde hoy a las 20h y hasta mañana a las 12h deberemos de permanecer encerrados en el hotel. A parte de permanecer aquí encerrados no tendremos agua caliente, nos dicen que para evitar un posible acto bandalico durante la preparación del desfile, ni Internet, para que no se pueda filtrar ningún tipo de información, y para colmo, tampoco podremos utilizar la piscina del hotel, que se encuentra en la azotea, porque desde ella hay vistas a la Ciudad Prohibida y a la plaza Tinananmen y está prohibido ver nada. Aunque la jornada de hoy se nos ha reducido considerablemente, esto es China, empezamos el día con energía e ilusión y decidimos conocer la espectacular Muralla China a pesar del pequeño contratiempo.

Cogemos energías con un buen desayuno y empezamos el día. Como todos sabréis la Gran Muralla China es enorme y tiene diferentes tramos para poder visitar. El más famoso y visitados de todos es el de Badaling, ya que es el que se encuentra mas cerca de la ciudad de Beijing y es donde van todos los viajes organizados, excursiones… por lo que es un sitio con una gran afluencia de turistas. Después de investigar mucho por la red decidimos ir a visitar la zona de Mutianyu, que aunque está más alejada de la ciudad y es algo más complicado llegar no está tan masificada de turistas, por lo que se puede hacer la visita con algo más de tranquilidad.

Para ir a la zona de Mutianyu cogemos el metro hasta la parada de Dongzhimen y salimos por la salida B para ir a la estación de autobuses de larga distancia. Antes de entrar a la estación de autobuses entramos a un 7/11 a comprar agua ya que hemos leído que la que venden en la muralla es excesivamente cara, así que llevamos alguna botellas desde aquí para comprar allí arriba lo mínimo posible.

En la estación de autobuses hay que coger el autobús rápido 916, cuidado porque hay uno lento con el mismo número, aunque al lado del número indica si es el rápido o el lento no está de más preguntar antes de subirse a el para asegurarse. El autobús 916 está en la plataforma norte y tendréis que bajaros en la última parada Huairou, se tarda sobre 1h 30 min en llegar. Cuando hagáis la cola para coger el autobús vendrá un señor, o señora, a venderos el billete y es que se compran justo antes de subir. Una consejo que os damos es que no os bajéis del autobús hasta que no lleguéis a la última parada. Un poco antes de llegar al final se subirá una persona vestida con el mismo uniforme que llevan los operarios del autobús diciendo que os bajéis en esa parada que ese es el final. No lo hagáis, quedaros en el autobús. Esto es otro de los famosos timos de este país. Dicen que te bajes y cuando lo haces intentan meterte en una van, que te llevará a la muralla, cobrándote lo que ellos quieran, así que hacednos caso y hasta que no lleguéis al final no os levantéis  del asiento.

Cuando llegas al final de trayecto tienes que buscar un transporte que te lleve hasta la muralla, que no está a más de 15 – 20 min de donde te deja el bus, pero tranquilos porque no tendréis ningún problema en encontrar transporte. Nada más te bajas del autobús empiezan a perseguirte varios conductores ofreciéndote sus servicios y aunque intentes deshacerte de ellos, es casi imposible son muy, muy insistentes. Nosotros elegimos a una mujer que nos lleva en su mini furgo a nosotros y 3 personas más por 50 yuanes en total. Nos parece un muy buen precio y aceptamos. El coche no está mal del todo aunque a nosotros nos toca viajar en unos asientos que la mujer ha colocado en el maletero de la van, todo muy seguro.

DSC_3327

La mujer conduce muy bien y en poco rato llegamos a nuestro destino Mutianyu.

DSC_3331

La mujer es muy amable y nos acompaña a las taquillas para ayudarnos a sacar las entradas a la muralla. Hay varias opciones pero nosotros elegimos la opción de subir en teleférico + entrada a la muralla + descenso en tobogán. Si como leéis, bajaremos de la muralla en tobogán.

Después de sacar las entradas hay que ir a un autobús que te lleva hasta donde está el teleférico, y que ya está incluido con el precio de la entrada. Una vez te bajas tan solo queda disfrutar del paseo en el teleférico y las vistas que hay desde el.

DSC_3352

DSC_3372

No nos lo podemos creer, estamos pisando una de las 7 Maravillas del Mundo, la mayor obra de ingeniería de China. Por mucho que veas fotos y vídeos es un lugar que tienes que ver con tus propios ojos porque es increíble. Tal y como dijo Mao Zedong

Quien no ha subido a la Gran Muralla no es un hombre de verdad

La Gran Muralla china se empezó a construir hace mas de dos mil años. Cuando el emperador Qin Shi Huang unificó China se conectaron las murallas independientes que tenía cada reino para evitar los saqueos de las tribus nómadas. Aquella tarea necesitó cientos de miles de trabajadores y diez años de duros trabajos.  Se calcula que se utilizaron 180 millones de m3 de tierra apisonada para el relleno de la muralla además de, según la leyenda, los huesos de los trabajadores que morían en ella, por lo que se dice que es el mayor cementerio del mundo. 

Gracias a la buena distribución de sus atalayas, las noticias sobre cualquier movimiento de las tropas enemigas llegaban rápidamente a la capital. Para realizar los avisos se utilizaban explosiones de pólvora o señales de humo hechas con excrementos de lobo. 

La muralla cumplió su función en ocasiones, pero a la larga fracasó como linea de defensa impenetrable. Pese a la muralla, los mongoles consiguieron imponer un dominio extranjero en China. Los bárbaros europeos que llegaron por mar ni se enteraron de su existencia y, durante la invasión japonesa, los aeroplanos la flanquearon sin problema.

Con el tiempo la muralla cayó en el olvido y Mao Zedong alentó su uso como fuente de material de construcción gratis, una costumbre que, extraoficialmente, se sigue manteniendo. Se saqueó su interior y se arrancaron las losas para utilizarlas en la construcción de carreteras, diques… 

Aunque debido a los saqueos varias zonas de la muralla se han visto muy afectadas hay otras que se han reconstruido como la zona que estamos visitando Mutianyu. Esta zona es famosa por sus 26 atalayas y sus vistas. Los 3 km de muralla pertenecen al tiempo de la dinastía Ming.DSC_3333

Por mucho que os digamos de la muralla es un lugar que hay que ver y vivirlo en persona, es una visita increíble e indescriptible por eso os dejamos unas cuantas fotos para que juzguéis el lugar vosotros mismos. 

DSC_3406

DSC_3438

DSC_3459

IMG_8073

Esta zona de la muralla está muy bien porque no esta masificada de turistas y puede hacerse la visita con bastante tranquilidad, pero aún así os aconsejamos que madruguéis para llegar pronto porque al final de nuestra visita la cosa ya empezaba a estar bastante más llena de gente y, en algunas atalayas, era complicado pasar por la aglomeración que había.

Como curiosidad. Seguro que muchas veces habréis escuchado eso de que la Gran Muralla es la única estructura hecha por el hombre que se ve desde la luna, pues bien, eso es mentira. En el año 2003 Yang Liwei, el primer astronauta chino, no consiguió divisarla desde el espacio por lo esta afirmación que hemos escuchado tantísimas veces quedó desmentida en ese momento. 

Ahora nos toca la segunda parte de la visita y creemos que la más divertida, el descenso en tobogán. Hemos de reconocer que es divertidísimo y que no es un tobogán como el que hay en los parques infantiles, si fuera así imaginaros lo largo que debería ser, sino que vas subido sobre una plataforma individual con ruedas que se desliza sobre un tobogán y la plataforma tiene una palanca para ir frenando. Es muy divertido y una buena manera de terminar una visita como esta. 

Cuando llegamos de nuevo a la zona de las taquillas vemos que la mujer que nos ha subido esta mañana está allí, no sabemos si nos ha estado esperando o es que ha dado la casualidad de encontrarnos, sea como sea se ofrece de nuevo a bajarnos. Volvemos a darle 50 yuanes por bajarnos a 5 personas y de nuevo al bus de vuelta a la capital. 

Entre unas cosas y otras llegamos a la estación de buses a eso de las 4:30h de la tarde. Como solo nos quedan 3h y 30 min para el toque de queda nos compramos un sándwich en un 7/11 que nos comemos rápidamente y nos vamos al Mercado de la Perla para verlo y hacer algunas compras y así aprovechar el poco rato que nos queda.

El mercado de la Perla no es muy grande y tiene varias plantas cada una dedicada a una cosa. Como tenemos poco tiempo damos una vuelta rápida y compramos alguna cosa, previo regateo, evidentemente. Ya es tarde y hemos de volver al hotel, ya volveremos otro día con más calma para continuar con las compras. 

¿Te ha gustado el post? compártelo y déjanos un comentario, nos encantaría saber tu opinión.

Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte!!

Deja un comentario